La insulina y el aumento de peso

03 Noviembre 2015

La mayoría de nosotros los diabéticos que hacemos uso de insulina, tenemos problemas para evitar el aumento de peso. Esto pasa porque, a diferencia de lo que pasa cuando no nos cuidamos correctamente, al administrarnos insulina, una gran cantidad de azúcar y calorías ya no se expulsan a través de la orina.

Sin embargo: recuerda siempre que el aumento de peso puede ser controlado con la mentalidad correcta y las herramientas que vamos a explicar a continuación.

Muchas veces, al empezar tratamientos con inyecciones de insulina se nota un aumento significativo de peso y obviamente, esto nos molesta. Es natural que esto a menudo nos lleva a culparnos a nosotros mismos y a sentir frustración. Esto lleva muchas personas, erróneamente, a empezar a alimentarse de forma incorrecta, disminuyendo las dosis de calorías diarias que nuestro cuerpo necesita para desarrollar sus funciones principales con el objetivo desesperado de perder peso y llevar a la normalidad los niveles de azúcar en la sangre. Así que llegamos a episodios severos de hipoglucemia, vista borrosa y cansancio constante, etc.

Comer de forma insuficiente no es una solución para perder peso y controlar los niveles de azúcar en la sangre. La solución está en cuidarnos correctamente y, siguiendo los siguientes consejos podremos:

  1. Perder peso de forma saludable
  2. Controlar los niveles de glucosa en la sangre
  3. Estar bien
  4. Sentiros bien

Nunca te saltes una comida: Esto te llevará a hipoglucemias en el caso de que utilices insulina. Además, todos sabemos que saltar una comida nos lleva a tener 3 veces más hambre en la comida siguiente. Saltar una comida produce lentitud en nuestro metabolismo. Esto significa que en la comida siguiente, tu cuerpo intentará almacenar lo más posible de lo que comes conservándolo para otros momentos de carestía (como lo almacena? con aumento de peso). Tener 3 comidas saludables con pequeños snacks indicados por su doctor o educador en diabetes se traducirá en el control de peso y el control de la glucosa en sangre.

El ejercicio regular: Hacer ejercicio de forma rutinaria (5-6 días a la semana) haciendo ejercicio aeróbico y fortalecimiento muscular ayuda a controlar el peso. Esta es una regla fundamental para cualquier ser humano, ya sea diabético o no. Además, desde un punto de vista diabético, el ejercicio aumenta la respuesta de tu cuerpo a la insulina, disminuye el estrés y mejora tu salud total. IMPORTANTE: el estrés en si mismo contribuye a aumentar el peso y puede llevar a episodios depresivos. Es por esta razón que, independientemente de la diabetes, todos tenemos que hacer ejercicio. Intenta hacer al menos 30 minutos al día de ejercicio. Caminar, andar en bicicleta, correr, nadar o cualquier otra forma de actividad aeróbica ayudará a reducir el aumento de peso. Es importante que hables de esto con tu médico para que te indique los limites que no debes superar (esta regla vale también para las personas pre diabéticas o que no padecen diabetes). El ejercicio, aumentando tu sensibilidad a la insulina, puede llegar a permitir a tu médico reducirte la dosis de insulina diaria.

Comer sano: La mejor técnica es encontrar un nutriólogo (especializado en diabetes) o educador en diabetes para aprender técnicas de alimentación adecuadas (que no te impongan demasiados sacrificios). Reducir los carbohidratos refinados, que implican una aceleración importante de azúcar en sangre. Frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras ayudan a todas las personas a controlar su peso. Nunca debes de tener hambre! Come tus comidas regularmente.

El Tamaño de la porción es de suma importancia: No te obsesiones con las calorías (esto produce estrés), pero sí controla el tamaño de las porciones. Para controlar las porciones, usa métodos como cucharas y tazas para medir. Hazte ayudar de un profesional para esto así que, después de un tiempo, serás capaz de estimar tu mismo las cantidades.

Aléjate de los refrescos, jugos de fruta, bebidas energetizantes y bebe mejor té sin azúcar, agua con rodajas de limón, café sin azúcar y agua natural. Si llegaras a tomar bebidas alcohólicas, no utilices mezcladores azucarados. La mayoría de los líquidos no tienen calorías.

No saltes ninguna dosis de insulina para prevenir el aumento de peso. No dejes de comer para no engordar. Toma insulina prescrita y come moderadamente.

Todos los sabemos, el aumento de peso es frustrante, especialmente cuando se tiene diabetes. Sin embargo, al seguir los consejos de arriba en poco tiempo podrás apreciar rápidamente importantes resultados que te harán más sano y más feliz! Estamos contigo! En Diabetelife todos seguimos estos consejos.

 

Todo el contenido aquí, incluyendo el asesoramiento de médicos y otros profesionales de la salud, no debe ser considerada como única opinión. Siempre busque el consejo directo de su propio médico en relación a cualquier pregunta o problema que pueda tener con respecto a su propia salud o la salud de otros.